Flag of Europe.svg
Bandera
Lema: «Unida en la diversidad», «In varietate concordia» (latín) [1]
Himno: Himno Europeo
 
Situación de Unión Europea
 
Capital institucional Bruselas[a]
50°50′N 4°21′E / 50.833, 4.350
Idiomas oficiales
Tipo Unión supranacional
Presidentes
 • Parlamento
 • Consejo
 • Comisión

Antonio Tajani
Donald Tusk
Jean-Claude Juncker
Fundación
Tratados
 • París
 • Roma
 • Bruselas
 • Acta Única
 • Maastricht
 • Ámsterdam
 • Niza
 • Lisboa


18 de abril de 1951
25 de marzo de 1957
1 de julio de 1967
1 de julio de 1987
1 de noviembre de 1993
1 de mayo de 1999
1 de febrero de 2003
1 de diciembre de 2009
Miembros
 • Cand. oficiales
 • Cand. potenciales
Superficie
 • Total
 • % agua

4 324 782 [4]km²
3,08%
Población
 • Total
 • Densidad
Puesto 3º
512 596 403 (2018)
117 hab/km2
PIB (nominal)
 • Total (2018)
 • Per cápita
Puesto 2º
USD 18 769 286 millones[5]
USD 36 616[5]
PIB (PPA)
 • Total (2018)
 • Per cápita
Puesto 3º
USD 22 030 854 millones[5]
USD 43 120[5]
IDH (2017) Crecimiento 0,874 — Muy alto (29º) – {{{IDH_categoría}}}
Moneda Euro (€, EUR)[c]
Gentilicio Europeo, -a
Huso horario UTC–1:00 a UTC+3:00
Dominio Internet .eu
Sitio web europa.eu
Miembro de: OMC, G8, G20, OCDE, BERD
  1. De facto.[2][3]
  2. En proceso de salida como miembro.
  3. El euro es la moneda de las instituciones de la Unión, aunque algunos de los Estados conservan su moneda nacional.

La Unión Europea (UE) es una comunidad política de derecho constituida en régimen sui géneris de organización internacional nacida para propiciar y acoger la integración y gobernanza en común de los Estados y los pueblos de Europa. Está compuesta por veintiocho Estados europeos y fue establecida con la entrada en vigor del Tratado de la Unión Europea (TUE) el 1 de noviembre de 1993.[6]

Con ese acto, la supraestructura «Unión Europea» aunaba y se fundaba sobre las tres Comunidades Europeas preexistentes —la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom) y la Comunidad Económica Europea (CEE/CE)— y les añadía la política exterior común y la cooperación judicial y policial, formando un sistema complejo conocido como «los tres pilares». Sin embargo, con la entrada en vigor el 1 de diciembre de 2009 del Tratado de Lisboa, la Unión Europea sucedió, por completo aunque con ciertas particularidades, a las Comunidades Europeas y asumió con ello su personalidad jurídica única como sujeto de derecho internacional.[7]

La Unión Europea ha desarrollado un sistema jurídico y político, el comunitario europeo, único en el mundo, que se rige por mecanismos y procedimientos de funcionamiento interno complejos, que se han extendido y evolucionado a lo largo de su historia hasta conformar, en la actualidad, un sistema híbrido de gobierno transnacional difícilmente homologable que combina elementos próximos a la cooperación multilateral, si bien fuertemente estructurada e institucionalizada, con otros de vocación netamente supranacional, regidos ambos por una dinámica de integración regional muy acentuada.

Todo esto desemboca en una peculiarísima comunidad de Derecho, cuya naturaleza jurídica y política es muy discutida, si bien sus elementos fundacionales y su evolución histórica, todavía abierta, apuntan, en el presente, a una especial forma de moderna confederación o gobernanza supranacional, acusadamente institucionalizada y con una inspiración histórico-política de vocación federal —en el sentido de un federalismo internacional nuevo, no de un Estado federal clásico— que se detecta con cierta claridad en ámbitos como la ciudadanía europea, los principios de primacía y efecto directo que le son aplicables a su ordenamiento jurídico en relación con los ordenamientos nacionales, el sistema jurisdiccional o la unión monetaria (el sistema del euro).

La Unión Europea, y antes las Comunidades, promueve la integración continental por medio de políticas comunes que abarcan distintos ámbitos de actuación, en su origen esencialmente económicos y progresivamente extendidos a ámbitos indudablemente políticos.[8]​ Para alcanzar sus objetivos comunes, los estados de la Unión le atribuyen a esta determinadas competencias, ejerciendo una soberanía en común o compartida que se despliega a través de los cauces comunitarios.

La Unión Europea se rige por un sistema interno en régimen de democracia representativa.[9]​ Sus instituciones son siete: el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo, el Consejo, la Comisión Europea, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el Tribunal de Cuentas y el Banco Central Europeo. El Consejo Europeo ejerce funciones de orientación política general y de representación exterior, y nombra a los jefes de las altas instituciones constitucionales; el Parlamento Europeo y el Consejo ejercen la potestad legislativa en igualdad de condiciones, tomando decisiones conjuntas —a excepción de los procedimientos legislativos especiales, donde el Parlamento desempeña un papel meramente consultivo—;[10][11]​ la Comisión o Colegio de Comisarios aplica el Derecho de la Unión, supervisa su cumplimiento y ejecuta sus políticas, y a ella corresponde en exclusiva la iniciativa legislativa ante el Parlamento y la Comisión;[11]​ el Tribunal de Justicia ejerce las labores jurisdiccionales supremas en el sistema jurídico comunitario; el Tribunal de Cuentas supervisa y controla el buen funcionamiento y la adecuada administración de las finanzas y de los fondos comunitarios; y el Banco Central Europeo dirige y aplica la política monetaria única de la zona euro.

La Unión cuenta también con otros órganos, instancias y organismos de funciones y atribuciones diversas, como el Comité Económico y Social, el Comité de las Regiones, el Defensor del Pueblo Europeo, el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, entre otros.

En 2012 la Unión Europea ganó el Nobel de la Paz, que fue otorgado por unanimidad de todos los miembros del jurado, «por su contribución durante seis décadas al avance de la paz y la reconciliación, la democracia, y los derechos humanos en Europa».[12][13]​ En 2017 fue galardonada con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia por lograr «el más largo período de paz de la Europa moderna, colaborando a la implantación y difusión en el mundo de valores como la libertad, los derechos humanos, y la solidaridad».[14]

Desde 2016, la Unión encara la inminente salida del Reino Unido, lo que ha precipitado, según las propias instituciones europeas, un proceso de refundación.[15]

Símbolos

Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, los símbolos de la UE como la bandera, el lema, el himno o el Día de Europa no son jurídicamente vinculantes, aunque todos ellos se encuentran en uso. Pese a esto, dieciséis países miembros declararon su lealtad a los símbolos de la Unión Europea en una declaración anexa al tratado.[16][17]

Mapa de los estados miembros de la UE que firmaron la declaración adicional al Tratado de Lisboa apoyando el uso de los símbolos europeos:            No firmantes de la declaración (11).