Arriba, el logotipo de Star Wars.
Debajo, dos sables de luz cruzados entre sí; un sable de luz es el arma principal utilizada por los jedi y sus enemigos, los sith, y consiste en una empuñadura de láser proyectado por un dispositivo que utiliza la energía de un cristal kyber, la longitud de la espada puede ser ajustada según su poseedor.

Star Wars (conocida también en países hispanohablantes como La guerra de las galaxias) es una serie de películas pertenecientes al género de la space opera épica,[Nota 1]​ originalmente concebidas por el cineasta estadounidense George Lucas, y posteriormente, producidas y distribuidas por The Walt Disney Company a partir de 2012.

La primera película de la serie, Star Wars: Episode IV - A New Hope (1977), contó con los actores Mark Hamill, Harrison Ford, Carrie Fisher, Alec Guinness, Anthony Daniels, Kenny Baker, Peter Mayhew, Peter Cushing y David Prowse. Aunque tuvo numerosas dificultades durante la producción, 20th Century Fox se encargó de su distribución y su estreno tuvo lugar el 25 de mayo de 1977.[1]​ Años después, se convirtió en un fenómeno de la cultura popular a nivel mundial y su influencia ha sido reconocida por numerosos cineastas.[2][3]​ El éxito de la película hizo que Lucas se involucrara en la financiación de las dos secuelas que completaron la llamada «trilogía original», Star Wars: Episode V - The Empire Strikes Back (1980) y Star Wars: Episode VI - Return of the Jedi (1983), a las que se incorporaron nuevos actores como Billy Dee Williams, Frank Oz e Ian McDiarmid, y que fueron estrenadas en intervalos de tres años.[2]

Dieciséis años después de la última película llegó a los cines Star Wars: Episode I - The Phantom Menace (1999), la primera cinta de una nueva trilogía centrada en los años previos a la anterior, una precuela de la saga. Liam Neeson, Ewan McGregor, Natalie Portman, Jake Lloyd y Samuel L. Jackson fueron algunos de los principales miembros del reparto, que también contó con la presencia de algunos actores de la trilogía original. Star Wars: Episode II - Attack of the Clones (2002) y Star Wars: Episode III - Revenge of the Sith (2005), estrenadas nuevamente en intervalos de tres años, completaron una saga de producciones que recaudó aproximadamente 5510 millones de dólares estadounidenses entre las seis películas,[4]​ convirtiéndola en una de las más exitosas de todos los tiempos.[5][6][7]​ En octubre de 2012 Disney adquirió Lucasfilm, responsable de la producción de las seis películas anteriores,[8]​ y anunció la realización de una nueva trilogía cinematográfica integrada por Star Wars: Episode VII - The Force Awakens (2015), Star Wars: Episodio VIII - Los últimos Jedi (2017) y Star Wars: Episodio IX (2019). También se anunciaron otras películas derivadas del universo de Star Wars; la primera de ellas lleva por título Rogue One: una historia de Star Wars (2016), la segunda Han Solo: una historia de Star Wars (2018), la tercera sobre Obi—Wan Kennobi (2020) y la cuarta sobre el amado cazarrecompensas Boba Fett (2022). Así como una nueva trilogía dirigida por Rian Johnson, director y guionista del episodio XIII — The Last Jedi, al margen de la familia Skywalker y otra saga de películas dirigidas por los ex—directores de Juego de Tronos.

Ha habido dos series de televisión; Star Wars: The Clone Wars y Star Wars: Rebels. Recientemente se han anunciado dos series de televisión nuevas, una en life—action dirigida por el cineasta Jon Favreau, de la cual no se conoce el nombre, y otra enfocada en los años de la Resistencia contra la Primera Orden, de una animación parecida al anime japonés, la cual se titulará Star Wars: Resistance.

La saga cinematográfica ha derivado en otros medios de expresión tales como novelas, series de televisión, videojuegos, historietas, juegos de rol, de guerra o de miniaturas, etc. Los nuevos aportes de todos esos medios han conformado el denominado «universo expandido», a partir del cual se ha desarrollado de forma significativa el material de la saga. Además, este conjunto de medios ha profundizado en cuestiones apenas incorporadas en las películas originales, extendiendo por otra parte las tramas presentadas en cada trilogía.

A mediados de los años 1980 se produjeron largometrajes ambientados en el universo de ficción de la saga, algunos en imagen real, como Caravan of Courage (1984) y The Battle for Endor (1985), y otros en animación como El Gran Heep (1986), pero todos estos largometrajes fueron en realidad películas televisivas. La primera película de Star Wars en soporte cinematográfico en ser lanzada a nivel mundial, sin formar parte de las trilogías originales, fue Star Wars: The Clone Wars (2008). Se trata de una película de animación por computadora destinada a servir de introducción de la serie televisiva homónima, que a su vez se basa en la serie anterior del mismo título.

Traducción del título original

Star Wars, significa literalmente guerra de las estrellas[9]o Guerras estelares[10]​ En este sentido se tradujo en francés (La Guerre des étoiles), en portugués (Guerra das Estrelas o Guerra nas Estrelas ) o en italiano (Guerre stellari). Sin embargo para el mundo hispanoparlante fue presentada como Guerra de las galaxias. Para el divulgador científico español Miquel Barceló García, confundir estrella con galaxia, demuestra escaso conocimiento científico por parte de quien hizo la traducción.[9]

Ambientación

Los emblemas de la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes, cuyo enfrentamiento es uno de los temas principales en la segunda trilogía (o trilogía precuela) de la saga.

Los acontecimientos tienen lugar en una galaxia ficticia de nombre desconocido y en un tiempo no especificado —solo se dice que fue «hace mucho tiempo, en una galaxia lejana»—. Además de la raza humana, son descritos muchos tipos de especies extraterrestres procedentes de los numerosos planetas y satélites que forman dicha galaxia y pertenecen a la alianza de planetas de la República Galáctica. Otros personajes recurrentes son los robots y los androides, creados generalmente para servir a un propósito, observándose así droides astromecánicos,[11]​ médicos,[12]​ de protocolo[13]​ y de combate,[14]​ entre otros.

Los viajes espaciales son comunes y la mayoría de los planetas que aparecen en la saga están afiliados a la República Galáctica, la unión democrática que rige la galaxia y cuyo gobierno, presidido por un canciller supremo, está formado por representantes elegidos o designados de toda ella agrupados en el llamado Senado Galáctico, ubicado en el planeta Coruscant.[15][16]​ En oposición a la República se encuentra la Confederación de Sistemas Independientes (Separatistas), siendo el enfrentamiento de ambas uno de los temas más importantes en la trama de las tres primeras películas de Star Wars.

Uno de los elementos principales en la saga es «la Fuerza», un campo de energía metafísico y omnipresente creado por las cosas que existen, que impregna el universo y todo lo que hay en él.[17]​ La Orden Jedi es una organización de caballeros unidos por su creencia y percepción de la Fuerza, que luchan por la paz y la justicia en la República Galáctica.[18]​Se entrenan en el uso del sable de luz o espada láser (un arma similar a una espada tradicional salvo por el hecho que su hoja es un haz de energía).

Los Jedi son capaces de manejar la Fuerza y lograr así habilidades como la telequinesis, la clarividencia, el control mental o una amplificación de los reflejos, la velocidad y otras capacidades físicas.[17]​ No obstante y aunque dicho grupo la utiliza con fines positivos, tiene un lado oscuro provocado por la ira, el miedo y el odio.[19]​ Este lado es usado por los sith con el fin de exterminar a los jedi y tomar el control de la Galaxia.[20][21]

Planetas y poblaciones

Mapa de la galaxia ficticia donde tiene lugar la saga de Star Wars

La galaxia ficticia en la que tienen lugar los acontecimientos de Star Wars está formada por varias regiones, que a su vez se subdividen en sectores y sistemas, con numerosos planetas y satélites como Bespin, Dagobah, Utapau o Yavin, y entre los que destacan principalmente: