Nadia Murad Basee Taha Nobel prize medal.svg
Nadia Murad in Washington - 2018 (42733243785) (cropped).jpg
Murad en 2016.
Información personal
Nombre en árabe نادية مراد Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 1993 Ver y modificar los datos en Wikidata
Bandera de Irak Kojo, Sinyar, Irak
Nacionalidad Iraquí Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Activista por los derechos humanos Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
  • Embajador de buena voluntad (desde 2016) Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
Web
Sitio web
Facebook
Twitter

Nadia Murad Basee Taha (en kurdo, نادیە موراد; en árabe, نادية مراد; Kojo, 1993) es una activista de derechos humanos iraquí de ascendencia kurdayazidí, embajadora de buena voluntad para la dignidad de los supervivientes de trata de personas de las Naciones Unidas desde septiembre de 2016,[1]​ cuya misión está patrocinada y apoyada por Yazda, la organización global yazidí. En agosto de 2014, fue secuestrada y retenida por el Estado Islámico, y el 1 de junio de 2017, después de tres años, regresó a su ciudad de origen.[2][3][4][5][1][6][7][8]

En 2018 fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz junto a Denis Mukwege «por sus esfuerzos para erradicar la violencia sexual como arma en guerras y conflictos armados».

Trayectoria

La familia de Murad pertenecía a la minoría étnica religiosa yazidí y eran granjeros.[9]​ En 2014, cuando tenía 19 años, Murad era una estudiante que vivía en el pueblo de Kojo en Sinjar, al norte de Irak, cuando combatientes del Estado Islámico acorralaron a la comunidad yazidí del pueblo, asesinando a 600 personas – incluyendo a seis de los hermanos y hermanastros de Nadia – y tomando como esclavas a las mujeres más jóvenes. Aquel año, Murad fue una de las más de 6.700 mujeres yazidí tomadas como prisioneras por el Estado islámico en Irak.[10]

Fue retenida como esclava en la ciudad de Mosul, golpeada, quemada con cigarrillos, y violada cuando intentaba huir. Nadia fue capaz de escapar después de que su captor se fuera de la casa dejando la cerradura abierta.[11]​ Fue acogida por una familia vecina que la ayudó a salir clandestinamente del área controlada por el Estado Islámico, permitiéndole llegar a un campamento de refugiados en Duhok, en el norte de Irak. En febrero de 2015, dio su primer testimonio a reporteros del diario belga La Libre Belgique mientras permanecía en el campamento Rwanga, viviendo en un contenedor.[12]​ En 2015, fue una de las 1.000 mujeres y niños que se beneficiaron de un programa de refugiados del Gobierno de Baden-Württemberg, en Alemania, que se convirtió en su nuevo hogar.[13][14]

Carrera

El 16 de diciembre de 2015, Murad informó el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la trata de humanos y el conflicto, la primera vez que el Consejo era informado sobre trata de personas.[15]​ Como parte de su rol de embajadora, Murad participa en iniciativas de apoyo global y local para concienciar sobre el tráfico de personas y los refugiados.[16]​ Murad se ha mantenido cercana a las comunidades de refugiados y supervivientes, escuchando los testimonios de víctimas de trata y genocidio.[17]

Desde septiembre 2016, la abogada Amal Clooney compareció ante la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito para hablar sobre la decisión que tomó en junio de 2016 de representar a Murad como cliente en una acción judicial contra los mandos del ISIS.[18][16][17][19]​ Clooney calificó el genocidio, violación, y la trata de personas del ISIS como "burocracia del mal a escala industrial", describiéndolo como un mercado de esclavos que existe también online, en Facebook y en Oriente Medio y que sigue activo hoy en día. Murad ha recibido serias amenazas a su seguridad a raíz de su trabajo.

Cartel de Nadia Murad hablando al Consejo de Seguridad de la ONU en el templo yazidí de Lalish, Kurdistán-Iraq

En septiembre de 2016, Murad anunció la Iniciativa de Nadia en un evento hospedado por Tina Brown en Ciudad de Nueva York. La iniciativa proporcionará apoyo legal y asistencia a las víctimas del genocidio.[20]

El 3 de mayo de 2017, Murad conoció al Papa Francisco y al Arzobispo Gallagher en la Ciudad del Vaticano. Durante la reunión "pidió ayuda para los yazidíes que siguen en situación de cautiverio por el ISIS, reconoció el apoyo del Vaticano a las minorías, discutió la posibilidad de una región autónoma para las minorías en Irak, destacó la situación actual y los desafíos a los que se enfrentan las minorías religiosas en Irak y Siria, particularmente las víctimas y las personas internamente desplazadas, así como los inmigrantes".[21]

Su memoria, «Yo seré la última: Historia de mi cautiverio y mi lucha contra el Estado islámico», fue publicada por Crown Publishing Group el 7 de noviembre de 2017.[22][23]​ Es fundadora de la Iniciativa Nadia, una organización dedicada a ayudar a mujeres y niños víctimas de genocidio, crímenes de guerra y tráfico de personas, brinda apoyo para reconstruir sus vidas y comunidades.[24]

Reconocimientos

  • 5 de octubre de 2018: Premio Nobel de la Paz, junto a Denis Mukwege.[25]